24/08/2018 – La hija de la última víctima mortal de violencia de género pide “tolerancia cero” contra el machismo y llama a “actuar ya”

  • En una misiva publicada en redes sociales, la hija de la mujer asesinada en Cabana de Bergantiños (A Coruña) recuerda que “lo que hoy es una amenaza sin credibilidad mañana es una noticia tras una pantalla”
  • “Necesito que no seas una más sino que seas ella, la que conciencie, la que quite vendas, la que motive, la que haga entender que hay que actuar ya”, dice.

La hija de la mujer asesinada por su marido en Cabana de Bergantiños (A Coruña) publicó este miércoles una carta en redes sociales en la que recuerda el ejemplo de su madre para clamar contra la violencia de género. “Necesito que no seas una más sino que seas ella, la que conciencie, la que quite vendas, la que motive, la que haga entender que hay que actuar ya, porque lo que hoy es una amenaza sin credibilidad mañana es una noticia tras una pantalla”, expresa.

 A través de las palabras que dedica a su madre, asesinada el pasado domingo, la joven hace una llamada global para que sea “un ejemplo también para toda España, para todo el mundo, para todas las mujeres“. Pide, de esta manera, “tolerancia cero” contra el machismo e interpela a todas las víctimas: “Despierta, muévete”.
“Belén [nombre de la mujer asesinada], tú fuiste víctima de tu propio marido y ahora te toca decirles a todas las que lo necesiten que tienen que actuar por y para ellas”, expresa la mujer, quien remata su escrito con un contundente “ni una menos”.

Ésta es la carta completa publicada en redes sociales:
“Soy la primera en criticar este tipo de textos en las redes después de una pérdida. Pero en verdad siento la necesidad de hablarte, de explicarte, de decirte lo que siento.
No estoy preparada para esto, se me queda muy grande, lo reconozco. Pero hoy noto tanta fuerza ma! La que tú me dejaste, la que necesito para empezar esta guerra. Porque a ti te toca descansar pero a mí hacer justicia, como te prometí, y voy a ir a por todas, hasta el fondo. Busco, quiero y exijo la pena máxima, porque no creo que nadie, NADIE, ni siquiera un padre, tenga el derecho de quitarme a lo que más quería en el mundo, a lo que más necesitaba, a mi otra mitad, a mi princesa guerrera, a ti…que lo hacías todo siempre con tanta pasión, con tanta dedicación… En parte me llevo la satisfacción de que aprovechamos el tiempo en la medida de lo posible, porque en ti veía a una madre y a una amiga, a mi confidente. Siempre detrás de mi asegurándote de que daba los pasos correctos. Teníamos una relación tan pura mamá, tan buena, tan envidiable. Siempre motivándome y la primera en ayudarme cuando todo me podía, porque cuando yo lo veía todo negro tu me enseñabas la claridad y la serenidad… Siempre conmigo, desde un “buenos días firulais” con una foto tonta de Google hasta un “no te preocupes que todo va a salir antes o después” tras un mal examen.

Siempre fuiste mi claro ejemplo a seguir, ejemplo como madre, como esposa y como persona, pero tu gran defecto siempre fue fiarte de quien no debías y tú lo sabías. Te vi caerte y levantarte en situaciones en las que otros no podrían. Fuerte eras, eso nadie lo puede negar, que hasta para matarte lo tuvieron que hacer por la espalda. Me imagino que con la firmeza de tus ojos el pulso temblaria demasiado como para empuñar un arma. Fue la única vez que no te vi levantarte ma, y no porque no tuvieras fuerza, me dijeron que tu corazón era joven pero que simplemente ya no tenía sangre que bombear. Te tenía entre mis brazos y lo único que deseaba era que me contestaras, que me miraras, espero por Dios que por lo menos escuchases lo último que te dije. Que ironía, las veces que te gritaba por lo mucho que fumabas, y al final el cáncer lo tenías en la cama y no en los pulmones.
Ma, te hablo para decirte que hoy te toca ser ejemplo también para toda España, para todo el mundo, para todas las mujeres. Porque me niego a que todo esto pase en vano. Necesito que no seas una más sino que seas ELLA, la que conciencie, la que quite vendas, la que motive, la que haga entender que hay que actuar YA, porque lo que hoy es una amenaza sin credibilidad mañana es una noticia tras una pantalla. Tú desde ahí arriba y yo desde aquí abajo tenemos que gritarlo, ¡TOLERANCIA CERO, DESPIERTA, MUÉVETE! porque es más simple quedarte parada y pensártelo un poco más, hacer poco ruido para que los demás no hablen, no critiquen, ¿para qué? Si esos mismos van a ser los que después en tu velatorio digan un “no sé cómo no hizo algo antes”. Belén, tu fuiste víctima, asesinada por tu propio marido, y ahora te toca decirles a todas las que lo necesiten que tienen que actuar por y para ellas y no solo hacer lo que el mundo espera que hagan. No serán ni las primeras ni las últimas, serán heroínas por romper con lo políticamente correcto, por hacer frente a lo que parece que es una regla no escrita, al adoctrinamiento, porque no existe una ley que te prohiba buscar tu propia felicidad. Grítales a todas que tú sabías donde estaba la tuya, pero que esperaste demasiado para ir a buscarla.
Yo estaría orgullosa con todo lo que decidieses porque al final cada uno vive su vida como quiere. Y hoy, que ya es tarde se me atropellan los recuerdos en la cabeza. Ojalá entrara en casa contigo en ese momento, ojalá nos fueramos esa tarde a otro sitio, ojalá te diera mi apoyo al 100% y no a la mitad como lo hice… pero ya no vale de nada, me arrepiento de muchas cosas y lo único que se es que ahora ya no te tengo.

Gracias por cuidarnos como lo hacías, primero tus hijos, después tú, eso lo tenías claro; por enseñarnos los que es el amor incondicional y sobretodo, gracias por ser tú mi madre, ya te dije que de haberla escogido no la habría tenido mejor.

Aunque ya sé que lo sabes no me quedaría tranquila si no te digo una última vez lo muchísimo que tus hijos te aman, mamá.

Toda España está contigo, Belén, hoy y siempre.

¡NI UNA MENOS!”.