El vergel de las mujeres rurales está en Segovia

El vergel de las mujeres rurales está en Segovia

Femur continúa en Hontalbilla con la construcción de su Parque Ambiental con el objetivo de convertirlo en una referencia en la región

El trabajo en las instalaciones del centro que Femur, la Federación de la Mujer Rural, tiene en Hontalbilla, no cesa. Desde hace años, a través de distintos cursos y talleres, se va dando forma a todo su entorno, una parcela de 22 hectáreas donde cada año se crean nuevos espacios y jardines. Bajo el nombre Parque Ambiental Femur, este gran jardín se está convirtiendo en referente en la comunidad en lo que a especies y jardinería se refiere. En estos momentos, Femur desarrolla un programa mixto de formación y empleo de segundo nivel en jardinería, que se centra en la construcción y mantenimiento de jardines. Con seis alumnos y dos monitores, se ofrece una formación teórica, para que los participantes cuenten al final del curso con un título de oficiales en jardinería. Las prácticas la realizan en el parque ambiental, en concreto en el que se ha denominado El Jardín de la Reunión.

Se trata de un espacio de 2.400 metros cuadrados que nace con la vocación de dotar a Femur de una zona al aire libre donde se puedan desarrollar actividades capaces de aglutinar a un elevado número de personas en un área rodeado de vegetación.

La misión del Jardín de la Reunión es poder albergar charlas y jornadas como las que habitualmente se desarrollan en el centro, aunque en esta ocasión al aire libre, por lo que su uso se centraría en el verano. Así lo detalló José Luis Herrero, director del programa mixto, quien señaló que se trata de tener la oportunidad de trasladar las actividades del interior al exterior e incluso la posibilidad de colocar una carpa en el lugar para la celebración de determinados actos. A su término, el jardín estará formado por cuatro plazas circulares provistas de asientos corridos, en el que se puedan llevar a cabo los diferentes eventos. También se incluyen una serie de parterres sobre elevados, dotados también de asientos, que proporcionarán el verdor al jardín. El proyecto se completa con la inclusión de una fuente central y arbolado que proporcione sombra a todo el espacio, así como un seto que proteja de los vientos del norte.

Sostenibilidad

Al igual que el resto de los jardines de Femur, la sostenibilidad y el bajo mantenimiento serán dos de sus señas de identidad. Por ello se está realizando «serojardinería, es decir, jardinería con bajo consumo de agua, que es la que un poco está imperando ahora, porque el agua es un recurso que cada vez vamos a tener menos. Con esa filosofía se hizo todo el parque», apunta Herrero, quien explica que aún quedan terrenos por completar. La previsión es que se puedan irse convirtiendo en jardines con nuevos programas.

Este jardín también sigue la misma tónica que el resto del parque, y se adornará con plantas aromáticas y medicinales, además de arbustos que resistan el clima de la meseta castellana, pero sobre todo que tengan un bajo consumo de agua, igual que los árboles que se plantarán cuando concluya la obra civil. «Todo el parque está en función de un bajo consumo de agua y un bajo mantenimiento», afirmó Herrero.

El director del programa apuntó que aunque la formación que se recibe es la de jardinería, con el propósito de que los alumnos obtengan un certificado de profesionalidad de nivel II en instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes, para obtener los conocimientos que les capaciten para trabajar como oficiales de jardinero, ello lleva implícito la construcción en sí. La creación de jardines «conlleva una obra civil, que se suele centrar en construir caminos y muretes, la instalación de sistemas de riego y la instalación de todas las infraestructuras que lleva un jardín», por lo que no se limita a la preparación del terreno y la plantación de las especies, señala.

Una vez que concluya este programa, el próximo 30 de abril, puesto que es un proyecto de seis meses, desde Femur se continuarán solicitando este tipo de proyectos y ayudas para continuar trabajando en el amplio jardín del centro. Así lo aseguró la presidenta de la Federación, Juana Borrego, quien destacó que la intención de la entidad es «terminar el jardín en condiciones, y después prepararlo para visitas». De hecho, desde Femur se está preparando ya una guía con todas las plantas que se pueden encontrar en el parque ambiental. «Yo creo que es importante que vengan a conocerlo tanto los colegios e institutos como las universidades, así como todos los ciudadanos que quieran visitarlo», apuntó Borrego,quien destacando la necesidad de «conocer un poco más nuestro entorno y las especies que nos encontramos en el monte o en el campo». Así, al mismo tiempo que se trabaja en el jardín, Femur también se encuentra ultimando una guía en la que se incluyen las más de sesenta especies de plantas que existen en el parque. «Creemos que es una buena muestra, un número muy importante de especies de plantas ornamentales», afirma Herrero, que apunta que se trata de confeccionar una guía que se utilice en las visitas que se realicen al jardín.

El documento permitirá no solo conocer y reconocer una planta, sino también «saber qué requerimientos tiene, qué cultivo tiene, cómo se multiplica, las enfermedades que la pueden atacar, y sobre todo sus utilidades desde el punto de vista medicinal» Herrero apuntó que el trabajo se encuentra ya bastante avanzado y es posible que el documento se pueda completar y presentar el próximo mes de marzo.

Es muy complicado determinar una posible fecha de finalización de todo el Parque Ambiental Femur, puesto que cuenta con 22.000 metros cuadrados de superficie donde aún queda mucho trabajo por hacer. Pero desde la entidad no desfallecen, indica su presidenta, quien destaca la importancia de que la Federación «haga todo lo posible para terminar con todo el terreno que tenemos y poder concluir un jardín espléndido que sea ejemplo en Castilla y León». Además, asegura orgullosa que varios técnicos de la Junta han visitado en varias ocasiones las instalaciones y todo su entorno «y nos han felicitado», no solo por el trabajo desarrollado sino también por la gran cantidad de especies y variedades que se están incluyendo y que son una muestra real de la vegetación existente en toda la región.

La adecuación del jardín es un primer paso, puesto que existen más proyectos dentro del mismo a futuro. Borrego detalló que una de las ideas es poder ofrecer a las mujeres de trabajar con las plantas y «poder sembrar en una serie de huertos distintas especies con las que puedan crear aceites, si es posible comestibles. También hacer algunas investigaciones de otro tipo», abriendo así las posibilidades de creación de empleo en la zona.

Pequeños huertos

Además del trabajo que se está desarrollando en el Jardín de la Reunión, que ya se vino realizando con un programa de formación y empleo anterior y ahora se pretende concluir, en el Parque Ambiental Femur se cuenta conpequeños huertos, que nacieron con la intención de que personas de distintas procedencias puedan tener sus pequeñas plantaciones y puedan cultivar plantas tintóreas, ahora que los tintes naturales vuelven a estar de plena actualidad.

Además de los huertos y el ajardinamiento, en el parque también se han realizado numerosos trabajos, como adoquinar un camino hacia una plaza central, donde se realizó un motivo geométrico con diferentes colores. Un dibujo que se repite en una plaza de menor tamaño y todo ello comunicado con diferentes pasillos. La zona está adornada con diferentes plantas aromáticas y arbustivas, sostenibles y de bajo mantenimiento, seña de identidad del jardín.