VIVENCIAS DE UNA LIEBRE

VIVENCIAS DE UNA LIEBRE

pensandolo bien… la casa no erea suya, porque lo que necesitaban siempre lo tra¡a Fita, pero bueno… al grano… Y nunca mejor dicho, pues despu‚s de viajar un mont¢n de Kms., llegu‚ a un pueblo llamado “Casarejos” y all¡ me volcaron en una paellera y me llenaron de granos… bueno de arroz.

al poner la paellera en la le¤a, conmigo dentro, algo fall¢, y volvieron las voces chillonas:

­Jacinto, te ha quemado?

­Juanjo, que se vierte el caldo!

Y la que mandaba que seguia siendo Paqui, (pues ya distinguia su voz entre las otras), orden¢:

­Manoli, vete a por mas caldo!

Una vez resuelta la situaci¢n, otro jaleo; pas‚ a una gran mesa muy bien decorada y los nervios volvieron:

­Pilar, corta el pan!

­Ines, saca el vino!

­Que vienen!…..! Que vienen…..

¨Quien vendr ?— Pronto sal¡ de dudas: era unos Srs., con gran gorro blanco, que metieron su cucharita en el arroz para probarlo;

Est  exquisita … riqu¡sima… ¨Que lleva?…

­Solo liebre!

Que orgullosa me puse al o¡r aquella frase ­solo liebre!… y Mari Carmen apuntill¢: Es que en Don Benito hay mucha caza, y es t¡pca la paella de arroz con liebre.

Yo estaba contentisima, por que los Srs. Del gorro alto volv¡a a decir: Toma nota, pues adem s de exquisita, es muy original.

Cuando se alejaron, volvieron las voces:

­Pasa los platos, Neli!

­Luisa, pon aqu¡ un poquito de vino!

Y de pronto: ­Aqui, solo arroz, que a Maria no le gusta la liebre!

­Ser  sosa!… pens‚ yo… pero bueno a las dem s les estoy gustando y mucho.

Pero mi oegullo no cab¡a en mi cuerpo… bueno en mis huesos, cuando, despu‚s de aquel redoble de tambores, que enmudeci¢ a todos… Do¤a Juana dijo:

Primer premio, y ganadoras del concurso: ­!Don Benito, de Badajoz!!

Mis mujeres, corrian…saltaban….reian….lloraban de alegria… porque habiamos ganado…y, yo…la liebre…para que decirlo…habia sido la protagonista.

M¦ del Carmen Sanmart¡n

Asociacion Mujeres Rurales “La Alegria”

Don Benito (Badajoz)