Noticias

FEMUR con las mujeres afganas

juana borrego

La Federación de Mujeres Rurales, FEMUR, organización pionera y referente en la defensa y promoción de las mujeres rurales, a través de su Presidenta Nacional de FEMUR, Juana Borrego, exige al Gobierno los recursos necesarios para ayudar a las mujeres afganas.

Según manifiesta Borrego es el momento de que España se posicione de una manera determinante, “tomando así un papel relevante dentro de los estados miembro de organizaciones internacionales que intermedien y pongan en marcha acciones concretas en Afganistán, pues es una situación de extrema urgencia para las mujeres y niñas afganas. Son el grupo de población más vulnerable y la victoria de los talibanes las coloca en una difícil posición”.

En este sentido, la Presidenta Nacional asegura que en los últimos años nuestro país ha llevado a cabo labores que han repercutido de manera muy positiva en la vida de estas mujeres. “Se han puesto en marcha infraestructuras clave para el desarrollo femenino tales como escuelas, clínicas, etc… por ello ahora es el momento de seguir estando a su lado”.

La Presidenta Nacional, Juana Borrego, lleva 30 años trabajando por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres

Así, Juana Borrego cree que sería oportuno que España tomase vías legales y seguras para que las mujeres afganas puedan salir de su país, viajar a Europa y pedir protección y asilo “pues es nuestra obligación ofrecerles un mejor futuro”. Además, la Presidenta Nacional de FEMUR añade que habría que poner en marcha corredores humanitarios para esta población puesto que “sin estas medidas, las mujeres y niñas no podrán salir de su país y en muchos casos se verán obligadas a hacerlo a través de rutas migratorias inseguras en las que pueden sufrir todo tipo de abusos y violencia».

Durante el anterior gobierno talibán entre 1996 y el 2001, los talibanes privaron a las mujeres de casi todos los derechos. “Se les prohibió trabajar, las niñas fueron sacadas de las escuelas y las mujeres tenían que usar burkas para salir a la calle, algo que solo podían hacerlo cuando iban acompañadas de un pariente masculino” subraya la Presidenta Nacional. “Por desgracia aquellas que infringían las reglas a veces sufrieron humillaciones y palizas públicas por parte de la policía religiosa, y no estamos dispuestas a que esta parte de la historia vuelva a repetirse. Merecen vivir de forma segura y con dignidad; debe evitarse cualquier forma de discriminación y abuso”, sentencia Borrego.

Puede que también te guste...